Premio Casa Pasiva

 

 

La vivienda Estrella Dels Vents (estrella de los vientos) recibe la certificacion del Passivhaus Institut aleman como vivienda pasiva y  sustentable. Esta certificacion es la mas rigurosa y estricta de europa. En ella se certifica el estandar del concepto pasivo donde la vivienda cumplimenta los requisitos para consumir un minimo o nada de energia para su funcionamiento.

El prestigio de este instituto avala todo el trabajo y esfuerzo en la materializacion del proyecto.

En toda españa hay solo 18 casas certificadas y esta es la numero 5 de catalunya. No todos los profesionales asumen el desafio de una certificacion tan estricta y rigurosa como esta.

El arquitecto marplatense Guillermo Allegrini López ha logrado por este proyecto el reconocimiento del Instituto PassivHaus de Alemania que reconoce la orientación, el confort y el uso de materiales eficientes, entre oros aspectos. En la comarca de Osona, Provincia de Barcelona, a 922 metros de altura se encuentra el pueblo de Cantonigros. En dos parcelas de un entorno rural se sitúa la vivienda. Con fachadas a cuatro vientos, toma mucho protagonismo yaque se posiciona dominando vistas sin competir con su entorno.

Mis clientes, un matrimonio mayor, me hacen el encargo de una vivienda muy particular; ellos necesitan una casa para vivir todo el año pero que tenga comodidades para sus hijos y nietos cuando los visiten en vacaciones. También que se respeten conceptos del Feng Shui y lo principal que sirva como ejemplo para la toma de conciencia sobre la preservación del medio ambiente.

Analizando el estilo constructivo de las casas del pueblo, los requerimientos de usos y la materialidad de la zona, tomo la decisión de utilizar materiales naturales básicos como la piedra, la madera, la teja y la tierra pero con la máxima innovación en su aplicación y resultado. Por ello la estructura de la casa es de madera laminada, el aislante de la envolvente y paredes exteriores se resolvió con fardos de paja; la fachada es ventilada revestida en piedra natural y listones de madera. Para aislar y anular los puentes térmicos en las paredes, se incorporó una lección de corcho natural entre los montantes de madera y las placas de tablero laminar exterior.

En las carpinterías se quito una sección perimetral en su marco de 40 x 40 mm donde se rellenó con corcho natural para anular el puente térmico. Todo el proceso de construcción se realizó en una nave industrial durante 2 meses. El montaje llevó tan sólo 12 días, con ventanas colocadas y techos libre de aguas. Inmediatamente un equipo de trabajo se ocupó de las terminaciones exteriores y otro de las instalaciones y tabiquería interior.

La construcción en seco permitió optimizar los tiempos y mejorar las condiciones de trabajo. Se utilizaron paneles de yeso y fibras de madera porque en su proceso de industrialización emana a la atmósfera mínimas emisiones de CO2, por ello es menos contaminante y con una categoría A. No hay escombros y no se contamina la parcela. El trabajo es muy dinámico y las condiciones ideales ya que en obra nos pudimos mantener al margen del clima exterior. Dentro de la vivienda se trabajó a unos 19°C mientras afuera sólo alcanzaba a 2°, y más de una vez nevando.

La nobleza de los materiales y la excelencia del equipo de trabajo dan como fruto esta vivienda tan especial y particular.  Hoy los profesionales somos los responsables de dar a conocer este concepto: se puede vivir con la máxima comodidad y calidad estando en armonía con el entorno y con el medio ambiente.  Los recursos naturales se agotan y hay muchas alternativas para suplirlos; es un nuevo desafío a cumplir.

Leave a reply